BLOG DE JOSÉ ANTONIO DONCEL DOMÍNGUEZ (I.E.S. TORRENTE BALLESTER, MIAJADAS, CÁCERES)

lunes, 30 de junio de 2014

Calderas volcánicas


La caldera de Cuicocha (Ecuador) se formó tras una violenta erupción hace 3.100 años. En su interior
 encontramos un bello lago de cráter con dos islas.

¿QUÉ ES UNA CALDERA VOLCÁNICA?

Los cráteres son conductos por los que sale el magma en un volcán. Se trata de una depresión interna que no suele sobrepasar en profundidad y diámetro los varios centenares de metros. Por el contrario las calderas son estructuras circulares que delimitan una zona hundida con una extensión muy variable, pero que siempre es mucho mayor que las de los cráteres y que va desde unos pocos kilómetros hasta los 60 km. o incluso más. Las calderas tienen una forma más o menos circular y suelen estar rodeadas de una elevación anular a su alrededor.
Detrás de la formación de las grandes calderas están enormes erupciones volcánicas piroclásticas, las mayores acontecidas en el planeta, en su mayoría hace millones de años. Dichas erupciones producen grandes volúmenes de magma, el volcán no es capaz de drenar tal cantidad de magma y provoca el hundimiento de la parte superior del volcán, que es lo que da lugar a la formación de una caldera. Es frecuente que el cráter sufra rupturas concéntricas en forma de anillo y se produce el hundimiento en bloques del techo de la cámara magmática, parcialmente vaciada. Este hundimiento suele ocurrir en los casos en los que además la cámara magmática no es muy profunda y se haya situada a pocos kilómetros bajo la superficie de la tierra, lo que permite que el apuntalamiento del techo de la cámara se venga abajo. De lo contrario el espesor de la corteza sería suficientemente grande, lo que evitaría el colapso y hundimiento.
El nombre de caldera procede de la caldera de Taburiente, situada en la isla canaria de La Palma. Cuando la caldera todavía contenía la lava más o menos líquida en su interior, la pared del cráter se rompió por un punto, y se vertió la lava del interior a través del que hoy es el Barranco de las Angustias. Por eso sus paredes son verticales y altas, debido al descenso del nivel de la lava rápidamente.

La isla canaria de La Palma.  En su parte norte es visible desde
 satélite la caldera de Taburiente.
En ocasiones se observan conos de lava en el interior de la caldera, producidos por erupciones posteriores a su formación. Cuando la caldera se enfría permitiendo que la lluvia o la nieve se acumule, la base de la caldera se llena de agua y se forma un lago. El cono se convierte entonces en una isla. Un ejemplo de tal situación lo encontramos en la caldera del monte Mazama, inundada por el bellísimo Lago del Cráter, ubicada en la Cordillera de las Cascadas en Oregón, al oeste de Estados Unidos. Se produjo el hundimiento del volcán Mazama hace casi 7.000 años y posteriores erupciones volcánicas menores produjeron una elevación en el interior de la caldera, la actual Wizard Island o Isla del Mago.

La  caldera del Monte Mazama (EE.UU.) está cubierta por el Lago del Cráter, con la isla Wizard en primer término.
El Lago del Cráter es uno de los más profundos del mundo.

En otras ocasiones las calderas experimentan también una elevación de la base de la caldera. Nos referimos a las llamadas calderas renacientes o resurgentes. Tras la erupción, el techo de la cámara magmática se eleva durante milenios y produce a su vez la elevación de la base de la caldera, que se va abovedando. Si existía un lago, surgirá entonces una isla o macizo central. Estas calderas son, con mucho, las más grandes del planeta. Un ejemplo es la caldera de Toba, en la isla indonesia de Sumatra, que alcanza los 100 km. de largo y los 30 km. de ancho y está ocupada por el lago de cráter más grande del mundo. En su interior, existe una enorme isla rodeada de agua. La caldera es producto de una enorme erupción volcánica, la mayor acontecida en la tierra en los últimos 25 millones de años, producida hace más de 70.000 años y que se cree, tuvo enormes consecuencias sobre el clima de la tierra y por tanto sobre la población mundial -algunas teorías hablan de la desaparición de la mayoría de los seres humanos de la época-.

La enorme caldera de Toba es perceptible desde satélite, aparece como
 una marca en el corazón mismo de la isla indonesia de Sumatra.
Imagen satélite de la caldera de Toba en Indonesia. Con el tiempo,
 el fondo se ha levantado, dando lugar a una isla central.

EL PROCESO POR EL QUE SE FORMA UNA TÍPICA CALDERA POR HUNDIMIENTO O SUBSIDENCIA  lo podemos ver a través de la siguiente secuencia de imágenes:

La presión del magma desde una cámara magmática situada a
 escasa profundidad produce una fortísima erupción volcánica.
El vaciado de la cámara magmática tras la erupción favorece que
 se hunda el techo de ésta y surge entonces una caldera.
Erupciones posteriores en el fondo de la caldera pueden crear conos
 de lava y ceniza en su base.
El fondo de la caldera se enfría y se puede cubrir de agua. En el lago surgido puede emerger alguna isla, producto de erupciones posteriores a la formación de la caldera. En el caso de las calderas emergentes, la intrusión de magma en la cámara magmática puede originar posteriormente una elevación de su techo, lo que produce la elevación de la base de caldera. Surge así un macizo central o isla en ella.

No debemos confundir los enormes cráteres que son las calderas, con los denominados ASTROBLEMAS O CRÁTERES DE IMPACTO. Producidos por el impacto de meteoritos de gran tamaño, generan una depresión variable según sea el tamaño del meteorito. Ese cráter inicial sufre después procesos erosivos que lo moldean y suavizan sus formas, lo que en ocasiones impide reconocerlos sino es desde el espacio o el aire. Como ocurre con muchas de las calderas volcánicas, los cráteres de impacto se pueden ver ocupados con posterioridad por las aguas de un lago.

La caída de un meteorito sobre la superficie terrestre crea lo
 que hemos dado en llamar como cráter de impacto.
El lago Pingualuit en Québec (Canadá) ocupa un cráter de impacto.
Los inuit lo llaman "Ojos de cristal" por sus aguas transparentes.
Con 8 km. de diámetro, el lago Bosumtwi es el mayor lago natural de
Ghana, en África, y ocupa el lecho de un cráter de impacto.
Cráter de Wolfe Creek. El impacto de un meteorito hace 300.000 años
abrió un profundo cráter en el desolado noroeste australiano.

ALGUNAS DE LAS CALDERAS VOLCÁNICAS

 MÁS BELLAS DEL PLANETA

Vamos a viajar por el planeta buscando ALGUNAS DE LAS CALDERAS MAS SIGNIFICATIVAS Y DE MAYOR BELLEZA. Las encontramos en todos los continentes y se añadirían a las que ya hemos visto en esta entrada (la caldera de Cuicocha en Ecuador, la caldera de Taburiente en La Palma, la del monte Mazama en EE.UU. o la caldera de Toba en Indonesia).

(1) CALDERA DE SETE CIDADES (Islas Azores, Portugal). (2) CALDERA DEL TEIDE (Islas Canarias, España). (3) CALDERA DE SANTORINI (Islas Cícladas, Grecia). (4) CALDERA DE DERIBA (Sudán). (5) CALDERA DE NGORONGORO (Tanzania). (6) CALDERA DEL MONTE PEKTU (China/Corea del Norte). (7) CALDERA DE MASHU (Isla de Hokkaido, Japón). (8) CALDERA DE AOGASHIMA (Islas de Izu, Japón). (9) CALDERA DEL PINATUBO (Isla de Luzón, Filipinas). (10) CALDERA DEL MONTE RINJANI (Isla de Lombok, Indonesia). (11) CALDERAS DE NIUAFO,OU Y TOFUA (Tonga). (12) CALDERA DE ANIAKCHAK (Alaska, EE.UU.).  (13) CALDERA DE COATEPEQUE (El Salvador). (14) CALDERAS DE LAS ISLAS GALÁPAGOS (Ecuador). (15) CALDERA DE PULULAHUA (Ecuador). 

CALDERA DE SETE CIDADES (Islas Azores, Portugal)

Situada en el archipiélago portugués de las Azores, en la parte occidental de la isla de Sao Miguel, la caldera de Sete Cidades tiene 12 km. de perímetro y 7 km. de diámetro. Está ocupada parcialmente por dos lagos, el Lago Azul y el Lago Verde, separados entre sí por un paso estrecho. Se formó por el colapso de un cráter durante una gran erupción prehistórica, modelada posteriormente por una fortísima erupción en el siglo XV. Hoy el volcán se encuentra inactivo. La caldera tiene unas paredes de hasta 300 metros de altura, cubiertas por una vegetación abundante que hacen del lugar un punto de referencia paisajística y turística.

La caldera de Sete Cidades se ubica en el interior de la isla de
 Sao Miguel, la mayor del archipiélago portugués de las Azores.
La belleza de la caldera de Sete Cidades queda ensalzada por la
 presencia de dos lagos, separados por un estrecho paso.

CALDERA DEL TEIDE (Islas Canarias, España)

Las llamadas Cañadas del Teide forman una enorme caldera con un diámetro de más de 16 kilómetros. Situada por encima de los 2.000 metros de altura, tiene forma elíptica y en el lateral septentrional se erigen los dos picos más altos de las islas Canarias, los volcanes del Teide (3.718 m.) y Pico Viejo (3.135 m.). El conjunto es hoy Patrimonio de la Humanidad y forma parte del Parque Nacional de las Cañadas del Teide. La caldera no surgió, como es habitual, por el hundimiento del volcán tras una erupción previa, sino como respuesta a un deslizamiento geológico producido desde la cara norte de la isla, hace relativamente poco tiempo, unos 180.000 años, lo que produjo un "hueco" que formó la gran depresión de la caldera. Posteriormente se formaron los dos grandes volcanes referidos.

La imagen satélite nos muestra el enorme tamaño de la gran
 caldera del Teide en Tenerife (Islas Canarias).
La caldera del Teide en Tenerife. En el lado norte se erigen los volcanes
 más elevados de las islas Canarias, el Teide y el Pico Viejo.

CALDERA DE SANTORINI (Islas Cícladas, Grecia)

Situada a 120 km. al norte de Creta, se trata de una enorme caldera, en gran parte sumergida, situada al sur del Mar Egeo. La parte superior de la caldera emerge del mar a través del archipiélago de las islas Santorini, cinco en total, la mayor de ellas Thera o Santorini, que forman una especie de anillo circular. La caldera mide unos 12 km. por 7 km. y surgió a partir de una enorme erupción hace 3600 años, la cual probablemente influyó en la destrucción de la civilización minoica de Creta e inspiró la leyenda de la Atlántida. Hoy expone sus enormes paredes, de hasta 300 m. de desnivel, que se muestran a través de los acantilados de la isla de Thera. Precisamente estos acantilados, junto a los pueblecitos de paredes blancas y su clima, la han convertido en un gran centro turístico. Aunque el volcán permanece dormido, no está extinguido y sigue activo, de hecho la última erupción se produjo en 1950.

Santorini durante la erupción de febrero de 1866.
La vista satélite del archipiélago de Santorini nos permite ver
 la forma de la caldera submarina.
Los bellísimos acantilados de la isla de Thera son en realidad las
 paredes de la caldera de Santorini.

CALDERA DE DERIBA (Sudán)

La caldera de Deriba se encuentra en las montañas del Darfur, en el oeste de Sudán, y tiene una anchura de 5 km. de ancho. Se formó por la erupción explosiva del volcán Jebel Marra hace ya más de 3.000 años. Hoy el volcán se encuentra dormido, en estado latente, y perviven aguas termales y fumarolas de vapor. La caldera tiene la clásica forma circular y posee en su interior dos lagos, uno de ellos dentro de un segundo cráter interior, formado posteriormente debido a una erupción más tardía.

Desde el satélite son visibles los dos lagos de aguas verdosas que
 ocupan el interior de la caldera de Deriba.
Dentro de la caldera de Deriba, visible en la foto por su borde exterior
 al fondo, hay un segundo cráter pequeño ocupado por un lago

CALDERA DEL NGORONGORO (Tanzania)

Declarada Patrimonio de la Humanidad en 1979, la caldera del Ngorongoro esta situada en Tanzania y es una de las mayores del mundo, con una profundidad de más de 600 metros y 20 km de diámetro. Se formó hace 3 millones de años tras la explosión de un enorme volcán del tamaño del kilimanjaro. Hoy es considerada el "Edén de África"  y en ella se encuentra una representación de la mayoría de la fauna africana, incluida el rarísimo rinoceronte negro. En su interior encontramos los más diversos ecosistemas africanos -lagos como el Magadi, bosques, sabanas, humedales-, lo que la convierte en un gran reclamo turístico.

Vista satélite de la caldera del Ngorongoro.
Las nubes se aferran a los bordes de la caldera del Ngorongoro.
Flamencos en un lago del Ngorongoro. La riqueza faunística
 de la caldera es inmensa.

CALDERA DE COATEPEQUE (El Salvador)

Situada a pocos kilómetros del volcán Santa Ana, en el El salvador, la caldera de Coatepeque se encuentra a 745 m. de altitud. Se formó hace más de 50.000 años, cuando el volcán Coatepeque, hermano mayor del actual volcán Santa Ana inició un periodo de gran actividad que culminó en una fuerte explosión, como resultado surgió una enorme caldera de más de 20 km de radio y unos 2 km de profundidad. Con posterioridad ésta se cubrió de agua gracias a la lluvia y la filtración de las aguas subterráneas, lo que permitió el surgimiento de un bellísimo lago que ocupa hoy en día unos 25 km2 y que por su belleza se ha convertido en un importante reclamo turístico.

El lago de Coatepeque cubre la caldera del mismo nombre.
 En primer término la isla del Cerro.
El lago Coatepeque se extiende sobre buena parte de la caldera del
 mismo nombre. En primer término el volcán de Santa Ana.

CALDERAS DE LAS ISLAS GALÁPAGOS: LA CUMBRE Y DARWIN (Ecuador)

La Galápagos se encuentran en la placa tectónica de Nazca, que se haya en movimiento hacia el este. En el punto caliente de las Galápagos se producen erupciones constantes que han formado la cadena de islas. Todas ellas surgieron a través de la acción volcánica repetida, siendo las más orientales las más antiguas y las más occidentales -Fernandina e Isabela- las más jóvenes, apenas con unos cientos de miles de años de antigüedad, y donde la actividad volcánicas sigue muy activa. Como en el caso de Fernandina, la mayoría de las islas tienen una forma de cono muy llamativa con pendientes muy marcadas, una forma asociada a la acción volcánica de un solo volcán, formadas a través de continuas erupciones, capa sobre capa. Pero Isabela es diferente, pues está compuesta y formada por la acción de seis volcanes que se unieron sobre el nivel del mar. La mayoría de los volcanes de estas dos islas, todavía activos y en algunos casos con erupciones recientes, forman bellísimas calderas entre las que destacan la del volcán La Cumbre -5 por 6,5 km. de diámetro y más de 1.000 metros de profundidad- en Fernandina y los volcanes Wolf -de 5 a 7 km. de diámetro y 600 m. de profundidad-, Darwin -5 km. de diámetro y 200 metros de profundidad- y Alcedo -8 km. de diámetro y 270 m. de profundidad- en Isabela.

La imagen satélite nos muestra la parte superior de la isla Isabela
 (de arriba hacia abajo, el volcán Ecuador, el Wolf, el Darwin y el
 Alcedo) y la isla Fernandina, con el volcán de La Cumbre. 
La enorme caldera del volcán Darwin es, sin embargo, poco profunda.
El volcán La Cumbre, con una altura de 1.476 metros, se sitúa en
 la isla Fernandina. Posee la caldera más profunda de las Galápagos.

CALDERA DE PULULAHUA (Ecuador)

El volcán Pululahua está todavía activo y desde la parte occidental de su caldera todavía emite gases de CO2. Considerado altamente peligroso, se halla a tan solo 17 km. de Quito, capital de Ecuador. La caldera está habitada por 120 habitantes que desafían las fuerzas de la naturaleza y viven en los 19 km2 de su superficie, con forma de herradura. Surgió a partir de una brutal explosión producida hace casi 2.500 años, en torno al año 400 a.c. Aparecieron después domos volcánicos dentro y fuera de la caldera y que sus habitantes denominan comúnmente como cerros.

Imponentes "cerros" envuelven la caldera de Pululahua.
La caldera de Pululahua es uno de las dos calderas de volcanes
 activos habitadas de forma estable por el ser humano.

CALDERA DE ANIAKCHAK (Alaska, EE.UU.)

La caldera de aniakchak se encuentra situada en la Península Aleutina de Alaska, y tiene una antigüedad de 3.700 años de edad, formada a partir de una gran erupción producida en torno al 1.645 a.c. Con unos 10 km. de diámetro y paredes de más de 1.000 metros de altura, es una reserva natural y Monumento Nacional de EEUU. Desde entonces se han producido más de 20 erupciones que han modelado el fondo de la caldera, donde se erigen un lago, el Surprise Lake, algunos conos volcánicos y maares. Aunque aún está activo, su última erupción se produjo en el año 1931.

El rigor extremo del invierno de Alaska cubre de nieve y hielo la
 enorme caldera de Aniakchak.

Cráteres, conos volcánicos y lagos pueblan el interior de la
 caldera de Aniakchak.

CALDERA DEL MONTE RINJANI (Isla Lombok, Indonesia)

El volcán Rinjani forma parte de uno de los más bellos parques nacionales de Indonesia, el de Gunung Rinjani. Situado en la isla de Lombok, al este de la famosa isla de Bali, se trata de un volcán activo, cuya actividad volcánica es continua. Estamos ante el segundo volcán más alto de Indonesia, con sus 3.726 metros, coronado por una impresionante caldera de 6 por 8,5 km. Esta se haya parcialmente cubierta por un lago de cráter, el denominado Segara Anak, de 200 metros de profundidad, situado a 600 metros por debajo del borde de la caldera.

La caldera del Monte Rinjani se haya ocupada por un bellísimo lago de
 cráter. Desde ella se domina la totalidad de la isla indonesia de Lombok.
Las fumarolas son una muestra de la actividad volcánica que todavía
 persiste en el monte Rinjani.

CALERA DEL MONTE PEKTU (China y Corea del Norte)

El monte Pektu o Changbai es un gran volcán que alcanza los 2.744 metros de altura sobre el nivel del mar y se encuentra situado en las montañas que hacen frontera entre Corea del Norte y China. La montaña está coronada por una imponente caldera cubierta por un bellísimo lago de cráter, el Lago del Cielo, Tianchi en chino o Chonji en coreano, que cubre una superficie cercana a los 10 km2. Colinas nevadas y aguas cristalinas lo convierten en un reclamo turístico cada vez más apreciado. La caldera surgió en torno al año 960 de nuestra era, a partir de una fortísima erupción. Aunque la última erupción conocida se produjo en 1903, el volcán continúa aún activo.

La caldera del monte Pektu alberga el llamado Lago del Cielo,
 conocido por sus aguas puras y cristalinas.
El duro invierno del norte de China cubre de nieve las paredes de la
 caldera del monte Pektu y confiere especial belleza al Lago del Cielo.

CALDERA DEL PINATUBO (Isla de Luzón, Filipinas)

El Pinatubo es un volcán situado en el centro de la isla de Luzón, la mayor de las Filipinas. Se trata de un volcán activo que apenas había mostrado actividad desde la llegada de los españoles, hace 500 años,  hasta 1991 en que se produjo una de las más violentas erupciones del siglo XX. El flujo piroclástico, las cenizas, los deslizacimientos de lava y tierra destruyeron muchos de los pueblos y bosques de sus laderas y los efectos de la erupción se dejaron sentir en todo el mundo.El volcán envió enormes cantidades de gases a la estratosfera, superiores a los de cualquier otra erupción desde la del krakatoa, en Indonesia, acontecida en 1883. Las temperaturas globales bajaron 0,5 ºC y la capa de ozono se redujo ostensiblemente. La erupción destruyó la cumbre del volcán y creó una caldera de 2,5 km de diámetro que debido a la altas precipitaciones de la zona se llenó con rapidez con las aguas de un gran lago.

La erupción del volcán Pinatubo en 1991 creó una caldera, cubrió
 de cenizas su entorno y multiplicó las emisión de CO2 a la atmósfera.
La caldera del volcán Pinatubo está ocupada por un lago de cráter.

CALDERA DEL VOLCÁN MASHU (Isla de Hokkaido, Japón)

Tras el colapso del volcán Mashu hace 7.000 años se creó una caldera de 6 km. de ancho, en cuyo borde se levantó en erupciones posteriores el Monte Kamui, todavía activo, aunque su última erupción fue hace 1.000 años. La caldera está cubierta por las aguas de uno de los lagos más cristalinos del mundo, el lago Mashu o Masyuko, amurallado por las paredes de 200 metros de la caldera. El lago tiene un perímetro de 20 km. y ocupa un área de 19 km2. Las paredes de la caldera de están cubiertas por frondosos bosques y forman parte del Parque Nacional Akan, situado en Hokkaido, la isla más al norte de Japón. 

La caldera del volcán Mashu está ocupada por un bellísimo lago.
 En el centro de la imagen el volcán Kamui que domina sus aguas.
La caldera de Mashu, situada en la isla japonesa de Hokkaido, está
 delimitada por escarpadas paredes, cubiertas por frondosos bosques.

CALDERA DE LA ISLA DE AOGASHIMA (Islas Izu, Japón)

La isla de Aogashima, con 3,5 km de largo por 2,5 de ancho, está formada por una bellísima y frondosa caldera volcánica que en realidad encubre el solapamiento de por lo menos cuatro calderas submarinas. En el corazón de la caldera existe un cono volcánico posterior, el Maruyama, que contribuye aún más a dar una belleza casi irreal a la forma de la isla. Situada en el Mar de Filipinas, es la isla más al sur y más aislada del archipiélago japonés de Izu, situada a más de 350 km. al sur de Tokio. Los enormes acantilados de la caldera la hacen además casi inaccesible desde el mar. A pesar de todo, está habitada por 170 habitantes, que resisten alli frente a los peligros de vivir en la caldera de un volcán todavía activo. De hecho, su última erupción, que duró cuatro años, entre 1781 y 1785, condujo a la muerte de más de un tercio de los 327 habitantes de la isla.

Inaccesible, aislada y bella, así se presenta la isla de Aoghasima.
La isla de Aogashima es la más alejada del archipiélago japonés de Izu.
En el interior de la caldera destaca un cono volcánico, el Maruyama.

CALDERAS DE LAS ISLAS NIUAFO,OU Y TOFUA (Islas Tonga)

Aunque pertenece a Tonga, la isla de Niuafo,ou, con una superficie de 52 km2, se encuentra situada a más de 500 km al norte de las islas Tongatapu. Ubicada entre Fiji y Samoa, se encuentra a 200 km. de cualquier otra tierra emergida. En sí misma, la isla es una empinada caldera con costas abruptas en cuyos borde norte y este se ubican algunas aldeas y el aeropuerto. En el interior de la caldera se hallan dos lagos, el mayor de ellos el Vai Hai, con 4 km. de ancho. El volcán permanece activo y desde 1850 se han repetido varias erupciones importantes que han destruido poblados y bosques en algunas zonas de la isla. La de 1946 provocó la evacuación de los habitantes de la isla que volvieron una década después.
Mucho más al sur, a 155 km al norte de Tongatapu se halla otra isla increíble, la de Tofua, que en realidad es la caldera de un volcán activo que sobresale del agua más de 500 metros. La isla tiene 8 km. de diámetro y en su interior se halla un bellísimo lago de cráter. Desde que fue descubierta por James Cook en 1774 ha vivido varias erupciones, la última en 1958, y aún hoy son visibles fumarolas volcánicas en algunas zonas. La isla es mundialmente conocida porque en sus aguas se produjo el célebre amotinamiento del HMS Bounty, en ellas fue abandonado el capitán del navío y sus fieles, que rechazados por los indígenas, tuvieron que hacer un terrible viaje oceánico hasta Timor a través de 6.500 km.

La isla de Niuafo,ou, en el corazón de la Polinesia, está formada por
 la parte superior de una caldera volcánica.

Vista aérea de la isla de Niuafo,ou, alejada más de 200 km.
 de cualquier otra tierra emergida.
Vista satélite de la isla de Tofua.
La isla de Tofua fue el escenario del célebre amotinamiento
 del barco inglés HMS Bounty.