BLOG DE JOSÉ ANTONIO DONCEL DOMÍNGUEZ (I.E.S. LUIS CHAMIZO, DON BENITO, BADAJOZ)

domingo, 1 de enero de 2017

De Emérita Augusta a la Mérida musulmana. La época de explendor de la ciudad de Mérida.

El Festival de Teatro de Mérida ha vuelto ha convertir en las últimas décadas al teatro emeritense en un centro cultural de primera magnitud a escala nacional. Fuente: hoyesarte.com




EMERITA AUGUSTA: CIUDAD ROMANA

La actual Mérida, capital de la Comunidad Autónoma de Extremadura, está ubicada en una posición central al norte de la provincia de Badajoz, a orillas del río Guadiana, entre las Vegas Altas y Bajas del río, hoy fértiles tierras de regadío del Plan Badajoz. Mérida es conocida por su extraordinario patrimonio arqueológico y monumental, que le llevó en 1973 a ser declarada Conjunto Histórico Arqueológico, y veinte años después, en 1993, a ser declarado su conjunto arqueológico Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En dicho patrimonio prima desde luego la impronta romana, pero también la visigoda e islámica, muy presentes en la ciudad moderna, cuyo crecimiento y expansión provoca que salgan a la luz múltiples restos arqueológicos continuamente. En la preservación de dicho patrimonio y su compatibilización con el desarrollo de la ciudad actual, está su gran desafío y a la vez su riqueza.


 Superposición del casco urbano de Emérita Augusta sobre la trama urbana de la Mérida actual.
Fuente: socialesjaranda.wikispace.com

Reproducción de la antigua Emerita Augusta.  Fuente: www.man.es
El origen de la ciudad nos remonta a los tiempos del Imperio Romano y su conquista y dominio de la Península Ibérica. Como núcleo urbano va ligado a la figura del emperador Augusto, bajo cuya autoridad se produce un reordenamiento territorial y administrativo de la Hispania romana, una vez terminadas las guerras en el norte peninsular contra los cántabros y los astures. Las dos provincias hispanas existentes durante la República, junto con los territorios recientemente conquistados, fueron reestructuradas en tres provincias: la Hispania Citerior o Tarraconensis por un lado, por otro, la antigua provincia de Hispania Ulterior, que fue dividida a su vez en otras dos provincias delimitadas más o menos por el río Anas, al sur la Provincia Ulterior Baetica con capital en Corduba, que incluía territorios fuertemente romanizados, al norte del río la denominada Ulterior Lusitania, considerada como provincia imperial, que incluía territorios no pacificados del todo, lo que implicaba el mantenimiento de contingentes de legionarios. Las provincias imperiales no quedaban bajo el control del senado, sino que eran administradas por un legado designado por el emperador. Lusitania era entonces una zona escasamente romanizada que estaba poblada por pueblos vettones y lusitanos, con estructuras protourbanas y tribales y donde se incluyeron inicialmente los nuevos pueblos sometidos, galaicos, cántabros y astures. Estos últimos territorios pasarían luego a la Hispania Citerior, quedando en Lusitania los territorios por debajo del Duero.


Provincias romanas de Hispania durante la época de Augusto. Fuente:es,wiki2.org.

La nueva provincia tendría pronto una nueva capital, fundada a orillas del río Anas en torno al año 25 a.C. y conocida como Iulia Augusta Emerita. Se trataba de una de las cinco colonias catalogadas en Lusitania por Plinio en su Naturalis Historia. El mismo autor habla en Tarraconensis de hasta doce y en Baetica de nueve. Había sido fundada por el legado P. Carisio en el 25 a.C. a partir de contingentes militares correspondientes a las legiones V Alaudae y X Gemina, recurriendo a soldados veteranos o "emeriti" que habían participado en la guerra contra astures y galaicos. Se le adscribió desde un principio un territorio muy amplio, que se extendía por buena parte de lo que hoy es la provincia de Badajoz, por lo que parece evidente que fue proyectada desde un principio con vocación de capital de provincia.
Desde un principio, Emerita resultó ser un baluarte fundamental en el programa urbanizador iniciado por el emperador Augusto, concebido como base del ordenamiento global de la Península Ibérica una vez conquistada, y que incluía además la creación de ejes viarios o calzadas que debían articular el territorio y permitir su control y cohesión. En este sentido la fundación de colonias como Emerita tenían un claro sentido estratégico, algo que también resultaba evidente en el caso de Caesaraugusta (Zaragoza), situada en el valle del Ebro y que permitía la penetración desde el levante hacia el norte peninsular. Emérita, por el otro lado, resultó clave en el proceso de control del oeste peninsular, pues se ubicaba en la que después sería la Vía de la Plata, calzada fundamental que facilitaba la comunicación entre el sur y el norte peninsular a través del puente sobre el río Anas. Además, la creación de la nueva ciudad se produjo sobre un lugar sin población previa, e implicó una reestructuración organizativa de la zona, que en su caso supuso la postergación de la ciudad cercana de Metellium.
Teatro romano de Medellín. El castillo medieval situado al fondo. Fuente: www.virtimeplace.com

De esta manera, Emérita se convertía en un ejemplo paradigmático del valor que el Imperio Romano daba a la ciudad como elemento supremo de todo el sistema administrativo, asumiendo funciones tan importantes como la recaudación de impuestos o el reclutamiento de soldados. La ciudad poseía una amplia autonomía en el orden interno y se erigía en la base desde la que llevar a cabo la explotación agrícola del entorno cercano. Emerita era además una de esas colonias, que situada en provincias, poseían el ius Italicum: además de la exención de impuestos directos, gozaban de derechos de propiedad que solo tenían los ciudadanos romanos de Italia. 
Aunque estuvieran en territorios periféricos, en general las nuevas ciudades se conformaban según el esquema urbanístico romano estructurado sobre una planta ortogonal articulada sobre dos grandes ejes: el Cardus maximus con dirección norte-sur y el Decumanus maximus, con orientación este-oeste. Este fue el caso de Emerita, pero en su caso, marcada además por la existencia de un puente que, como en tantas otras ocasiones, aprovechaba la existencia de una isla en el río. Se trataría de la clásica ciudad-puente del imperio romano, al estilo de Roma, Toulouse, Lutetia (París) o la misma Corduba. Para algunos autores el puente sobre el Guadiana fue el "genitor urbis" o constructor de la ciudad,  determinando el desarrollo urbano de la ciudad, pues su prolongación se produjo a través del Decumanus maximus. En los últimos tiempos, algunas excavaciones matizan tal información, pues parecen indicar que tal vez la orientación de ambos no coincidía exactamente.

Vista del puente romano de Mérida sobre las aguas del río Guadiana. Fuente: ABC.es

Maqueta de la ciudad romana de Emerita Augusta (Museo Nacional de Arte Romano de Mérida). Hemos señalado las principales edificaciones y el trazado de las vías principales: decumanus maximus y cardus maximus, este último coincidente con el trazado del puente sobre el río Anas.


En la nueva colonia no faltaban tampoco el resto de las edificaciones monumentales propias de una urbe romana, la muralla que protegía la ciudad, el foro que albergaba los templos y edificios públicos, así como las construcciones destinadas al ocio, como teatros y anfiteatros, esenciales en cualquier ciudad romana y que hoy se han convertido en el mayor reclamo turístico de la ciudad. El teatro fue inaugurado en el 15 a.C. y el anfiteatro en el 8 a.C., aunque su fisionomía actual es producto de la reforma acontecida a mediados del siglo I d.C. Es muy posible que ambas construcciones se encontraran inicialmente fuera del recinto amurallado y que se ampliara la muralla para acogerlos a posteriori. 


Vista áerea del teatro y anfiteatro romano de Mérida. Fuente: revistadehistoria.es

En los siglos sucesivos la ciudad se consolidaría como una importante urbe dentro del imperio gracias a su localización estratégica en la confluencia de vías importantes. Además de la Vía de la Plata, de la que hemos hablado, la vía del centro que iba de Emerita a Caesaraugusta (Zaragoza) pasando por Toletum. Por otro lado, la que partía desde Corduba y llegaba a Emerita desde el sureste, pasando por Metellinum (Medellín). Otra vía coincidía en esta última ciudad viniendo desde la costa meditérránea y entrando desde Sisapo (Almadén). Por el oeste, una calzada conectaba la ciudad con Olisipo (Lisboa). Desde Norba Caesarina (Cáceres) partía la Vía da Estrela que cruzaba el Tajo a través del puente de Alcántara y la unía a Conimbriga (Coimbra), prolongándose después hasta Bracaram (Braga). Mientras, un poco más al norte, arrancaba desde la Vía de la Plata la Vía Dalmacia que se dirigía hacia el norte y atravesaba la Sierra de Gata.

Red de calzadas romanas en la Hispania romana. F.: Wikipedia.org





              


El desarrollo monumental sería intenso a lo largo de toda la dinastía Julio-Claudia (27 a.C.-68 d.C.) lo que le fue confiriendo un indudable explendor a la ciudad. Más tarde, durante la dinastía Flavia (69 d.C.-96 d.C.) y Antonina (96.-192 d.C.), épocas de marcado auge para toda la Hispania Altoimperial, se vio reforzado su papel político, económico y cultural, convirtiéndose en un punto de referencia para el conjunto del Imperio. Durante los emperadores flavios se acometieron obras como la ampliación de los foros municipal y provincial, la finalización de las obras del anfiteatro y la muralla, la remodelación de templos como el de Diana o Marte y la mejora de la red de saneamiento. Sin embargo, sería durante la segunda centuria cuando la ciudad alcanzaría uno de sus momentos culminantes, durante la época de emperadores hispanos como Trajano o Adriano, momento en que se remodela el teatro, erigiéndose la escena, sin duda la cara hoy más conocida de la ciudad. La bonanza económica y el auge constructivo terminarían atrayendo a una fuerte emigración procedente de los más diversos lugares del Imperio. Con ella llegará el culto a las deidades orientales (Mitra) o el judaísmo.


Escena del teatro romano de Mérida actualmente. Fuente: www.españaescultura.es



Recreación de la escena del teatro romano en su época de esplendor, durante la dinastía Antonina. Fuente: Periódico Extremadura. Recreación de Javier Martínez y Rafael Mesa.

Recreación virtual del teatro romano de Mérida, con la escena y la cavea. Fuente: Hoy.es
Recreación virtual del Teatro romano de Mérida mostrando la totalidad de su estructura. Fuente: Hoy.es














              


De esta forma, la ciudad creció desde los 5.0000 o 6.000 habitantes que debía tener en la época de su conversión en capital de Lusitania (15 a.C.) hasta los 25.000 o 30.000 habitantes en época de Trajano o Adriano. Autores latinos como Decimo Magno Ausonio (320-395 d. de C.) la situaban en el décimo primer lugar de las ciudades más importantes de Roma. No hay lugar a dudas de que estabamos ante la ciudad más grande de la Hispania romana, llegando a ocupar dimensiones superiores a las 100 hectáreas, aunque la media de las ciudades hispanorromanas estuviera en 16-18 hectáerea, por encima de otras grandes ciudades como Hispalis, Corduba, Tarraco o Clunia.
A la ciudad desarrollada en el interior del recinto amurallado habría que añadir dos barrios periféricos, uno ubicado en la zona del anfiteatro y del actual Museo Nacional de Arte Romano y otro en la actual zona del ferrocarril y la Casa del Mitreo. Se disponían a partir de las calzadas que partían de la urbe y en ellos se situaban viviendas, talleres, hornos y espacios de enterramiento. Ya en zona de intramuros, la ciudad se disponía en espacios cuadriculados regularizados que formaban las manzanas o insulae, que en el caso de Emerita solían tener una longitud de 100 metros de largo por 50 o 60 metros de ancho, aunque algunas eran de menor tamaño. 
Este vídeos nos resume visualmente y en pocos minutos todo los rasgos básicos del urbanismo emeritense :

            

Este video recrea brevemente la historia de la ciudad de Emerita Augusta en época romana: 
            


El paso del tiempo no mermó la pujanza de Emerita Augusta y durante la época del Bajo Imperio la ciudad continuó siendo una urbe importante y poderosa. De hecho, las reformas realizadas por el emperador Diocleciano la fortalecieron en su papel de centro administrativo y provincial. Diocleciano aumentó el número de provincias y las agrupó en diócesis, Hispania se convertía en una de ellas, de la que Emerita sería capital, algo que hoy parece fuera de toda duda después de algún tiempo de controversia. La trama urbana de la ciudad no se vería alterada, a la vez que sufría una fuerte actividad constructiva, como corresponde a una ciudad de relevancia. Se reforma el teatro y el circo, se construyen grandes mansiones en intramuros y se produce un crecimiento importante de su rico entorno agrícola, con la proliferación de villas lujosas y ricas en sus proximidades.


Diócesis del Imperio Romano durante la época de Diocleciano. Fuente: Wikipedia.org

En todo caso, en dicha época, el cristianismo ya había llegado a Hispania, en la que prendió en el siglo III, y se extendía con fuerza por el Imperio. Aunque en Hispania las principales comunidades cristianas estaban radicadas en las provincias de Baetica y Carthaginensis, parece fuera de toda duda que uno de los centros donde antes cuajaron las nuevas creencias fue la propia Emerita, como lo demuestran los testimonios. De hecho uno de los primeros documentos que nos refiere la existencia de comunidades cristianas bien desarrolladas es una carta que hace referencia al obispo Marcial de Emérita y su herejía. En ella el obispo de Cartago y otros obispos africanos que participaban en un sínodo se dirigen al presbitero Félix y a las comunidades de León y Astorga, así como al diácono Elio y la comunidad de Mérida. Al parecer, la carta era una respuesta a una misiva previa entregada al obispo cartaginés por Sabino y Félix en la que exponían que los obispos de ambas sedes, Basílides y Marcial, habían sido "sacrificati" (habían sacrificado a los dioses romanos) durante la persecución de Decio, lo que les permitió obtener el correspondiente libelo (certificado que les libraba de la persecución).                                                
Desde finales del siglo IV, se constata la existencia de martiryas, pequeñas capillas martiriales como la de Eulalia. Durante las persecuciones contra los cristianos de la época, en Emerita se produjo el martirio de Eulalia. La importancia de su figura queda fuera de toda duda y permitió consolidar y desarrollar el cristianismo en la ciudad. La figura de Eulalia, convertida en patrona y protectora de la urbe, pasaría pronto a convertirse en un icono religioso y motivo de peregrinaje a nivel de toda Hispania. A su abrigo, Emerita paso a ser un centro de culto y peregrinación que la convertiría en los siglos siguientes en una de las ciudades más influyentes y con más proyección de toda la Península, algo especialmente evidente durante los siglos V y VI.

El martirio de Santa Eulalia. Obra del maestro de Villamediana (s. XV). Fuente: domuspucelae.blogspot.com.es


EMERITA VISIGODA

En el siglo V Emerita sufrirá, como el resto de Hispania, las incursiones de los pueblos bárbaros del norte: alanos, suevos y vándalos pasarán frente a sus murallas, de hecho el rey alano Atax la conquistó y convirtió durante algunos años en su capital. Pero serán los visigodos, ya en el siglo VI, los que se asentarán definitivamente en ella. En el 507 d.C. el pueblo visigodo, procedente de Aquitania, se asentaba en Hispania, convirtiéndose la Iglesia en la visagra que permitiría el hundimiento del Imperio y a la vez el surgimiento de un nuevo orden: el nuevo reino visigodo se articuló pronto a partir del cristianismo católico. Los nuevos invasores se vieron inicialmente envueltos en frecuentes luchas intestinas que condujeron a la inestabilidad crónica. En medio de dichas batallas por el poder, Emerita mantendrá intacto su protagonismo, siendo la capital del nuevo reino durante el breve reinado de Agila, a mediados del siglo VI. Sin embargo, la capitalidad de la monarquía visigoda iba a terminar trasladándose a Toletum en la segunda mitad del siglo VI. Con Leovigildo se unificó y consolidó definitivamente el reino (584 d.C.), una vez que fueron ocupados los territorios del reino suevo del noroeste. Su hijo Recaredo se convirtió definitivamente al catolicismo.


En la nueva España visigoda el peso de la Iglesia será importantísimo y las provincias administrativas coincidirán en gran medida con las eclesiásticas. En este sentido, Emerita seguirá teniendo un gran peso, será sede metropolitana y obispal de la provincia religiosa de Lusitania y capital de la provincia administrativa, al frente de la cual se hallaba un dux provinciae. A ambos niveles su importancia solo fue superada por Toletum. Por entonces, la ciudad había reforzado su situación como centro religioso, convertida en el principal centro de peregrinación de Hispania, lo que se mantuvo todavía algún tiempo en época islámica, aunque luego decayó frente al auge de Santiago de Compostela.
Además de las actas de los concilios de la época, el Vitae Sanctorum Patrum Emeretensium sería la principal fuente y el texto que hace una mención más expresa a la ciudad de Emerita en la segunda mitad del VI y principios del VII. Se trata de un texto hagiográfico en el que aparecen las figuras de importantes personalidades de la época como el obispo Masona, enfrentado a Leovigildo en su intento de optar por el arrianismo como religión, o de otros obispos posteriores como Fidel o Paulo, todos ellos exponentes del enorme peso de la Iglesia emeritense de la época. Sin un poder político fuerte, los obispos de la metrópoli emeritense llenaron el vacío de poder y se erigieron en la principal autoridad real.
En esta idea ahondan otras fuentes del periodo como las actas del Concilio provincial celebrado por la Iglesia metropolitana en el año 666 o la Crónica Mozárabe del 754, fuente esta última muy importante para el conocimiento de los primeros años de ocupación musulmana.
Así pues, la Iglesia y sus obispos modelan la nueva ciudad, una urbe rica y poderosa desde el punto de vista cultural, económico y político. El libro de las Vitae nos sitúa en una ciudad urbanísticamente cristianizada donde los edificios oficiales, palacios y templos romanos estaban en desuso, abandonados o bajo el signo de la Cruz.
Así pues la ciudad vería en esta época tamizada su impronta urbanística con la construcción y restauración de edificios vinculados al cristianismo. Más allá de la basílica de la mártir Santa Eulalia, construida en la segunda mitad del siglo V (aunque el martiryum fuera levantado a principios del siglo IV), proliferan basílicas, monasterios, albergues de peregrinos, hospitales, etc. Algunos de estos edificios se situaban fuera de las murallas, como era el caso del monasterio de Cubillana o la Basílica de Casa Herrera.

Actual basílica de Santa Eulalia en Mérida. El templo es de construcción medieval, pero se conservan en la cabecera restos de la basílica paleocristiana y visigoda. En primer término el "hornito", una capilla votiva erigida para que los peregrinos pudieran rezar ante la santa y que está construido con restos del templo romano de Marte. Fuente: Wikipedia.
Cripta de la basílica paleocristiana de Santa Eulalia de Mérida. Fuente: Wikipedia.











MÉRIDA ISLÁMICA

Cuando los musulmanes, a principios del siglo VIII, penetraron en la Península Ibérica, el reino visigodo mostraba una decadencia política y económica muy evidente, aunque la ciudad de Emerita conservaba intacta su importancia como centro politico y religioso. Tras la batalla de Guadalete, el avance islámico fue imparable y las ciudades visigodas se rindieron sin apenas ofrecer resistencia, a veces porque los seguidores de Witiza eran sus aliados, en otras ocasiones porque los de Don Rodrigo se retiraban hacia el norte. Era el año 713 d.C. cuando el ejército arabo-bereber se plantaba ante las murallas de la ciudad de Emerita y tras un largo cerco de varios meses ésta se rendía mediante un tratado de capitulación. 



Tras la conquista islámica, Mérida mantendría intactas sus defensas, así como su alto valor estratégico, que ligado al puente había llegado inalterado hasta la época. La capitulación por pactos posibilitó a Mérida, como a otras ciudades, no ver alterada en exceso su vida cotidiana, lo que permitió la pervivencia del cristianismo y sus instituciones, con su sede arzobispal. En estas décadas, los walis o gobernadores de al-Andalus, que gobernaban en nombre del Califa de Damasco, garantizaron una cierta autonomía y respeto a las comunidades no musulmanas, y los cristianos se mantuvieron como dimmies o gentes del libro, que debían pagar un impuesto especial a las nuevas autoridades. Inicialmente, las mayores tensiones vendrán derivadas de la presencia importante de tribus bereberes, llegadas con la ocupación, protagonistas de continuas revueltas hasta mediados del siglo VIII, lo que de forma recurrente pervivirá en siglos posteriores.
En el año 750 los abasíes derrocaron a los omeyas del Califato de Damasco y los exterminaron. Unos años después, en el 756, un omeya que había escapado de la fatal persecución llegaba a la Península Ibérica, era Abderramán I, que tras conquistar Córdoba se proclamaba emir. Unos años después, Abderramán I dominaba toda al-Andalus al poner bajo su control las tierras del valle del Ebro. La importancia de Mérida en la nueva realidad política no disminuyó apenas, y durante siglos aún seguirá siendo la ciudad más importante del occidente andalusí, como capital de la Marca Interior (al-Tagr al-Adnà) y capital de su provincia o kura.
Las disputas entre árabes y bereberes no cesaron tras la proclamación del emirato, lo que permitió la reorganización de los reinos cristianos del norte, dando lugar al inicio de la "Reconquista". Al elemento bereber habría que añadir además el peso creciente de los muladíes, cristianos conversos al Islam. Unos y otros se mostraron remisos a aceptar la autoridad de los emires, rechazando su creciente centralismo y el aumento de la presión fiscal. La inestabilidad iría aumentando durante la segunda mitad del emirato, proliferando las revueltas en las que el papel de Mérida sería muy destacado. Mientras se reducía la presencia mozárabe en la ciudad, crecía con fuerza la comunidad muladí, convertida en un factor de rebelión. También lo era, el hecho de que los bereberes, sin apenas mezclarse, levantiscos y subversivos, se asentaran en la zona en mucho mayor número que los árabes. 
En este contexto de continuas revueltas, aún más persistentes desde el año 800, el emir Abderramán II construirá en el año 835 la alcazaba de la ciudad, proyectada como un bastión desde el que ejercer un control real sobre una urbe tan levantisca. Hoy incluida en el Patrimonio de la Humanidad, es considerada la fortificación musulmana más antigua conservada en la Península Ibérica. Se trata de un recinto de forma cuadrada de 130 metros de lado que permitía albergar un gran número de tropas y que contaba con un aljibe de agua filtrada desde el cercano Guadiana. Fue construida a partir de sillares de piedra reaprovechados y extraídos de las edificaciones romanas de la ciudad. 

Vista aérea de la alcazaba islámica de Mérida. Junto a ella surge el puente de origen romano. Fuente: www.elloboazul.com

En la construcción de la alcazaba de Mérida se enplearon los sillares de las antiguas edificaciones romanas. Fuente: Hoy.es

La culminación de toda esta sucesión de revueltas llegaría con el estallido en la ciudad de la rebelión del muladí Ibn Marwan al-Yilliqi en el 868 frente al emir Muhammad I. A la postre supondría la sentencia de muerte para la ciudad, que perdería su histórico papel como centro político y administrativo e iniciaría una lenta pero inexorable decadencia. Ibn Marwan procedía de una importante familia muladí y su abuelo ya se había levantado contra el poder central con anterioridad. Una expedición omeya sometió la ciudad y mandó al caudillo revoltoso residir en Córdoba. Las murallas romanas fueron destruidas, quedando solo la alcazaba como fortificación, lo que sería fatal para el futuro de la urbe. Las humillaciones llevaron a Ibn Marwan a huir de Córdoba y refugiarse de nuevo en el valle del Guadiana, donde se hizo fuerte y fundó una nueva ciudad, Batalius (Badajoz). El propio emir reconoció su autoridad sobre la zona y la población creció con fuerza con la llegada de muladíes, terminando en las décadas siguientes por desplazar a Mérida como centro político de la zona, una Mérida que desde el reinado de Muhammad había pasado a ser controlada por el clan bereber de los Banu Tayit


Monumento-homenaje a Ibn Marwan en la ciudad  de Badajoz. Fuente: maravillasdeespana.blogspot.com.es
En el año 929 Abderraman III proclamará el Califato de al-Andalus, imponiendo de nuevo el orden sobre los territorios de la mayoría de al-Andalus. Los bereberes que dominaban sobre Mérida se sometieron a su poder. El territorio fue dividido en coras o provincias, una de las cuales era Mérida. Pero a pesar de todo, el protagonismo político del occidente de al-Andalus iba a ser cada vez más para Batalius (Badajoz), que en la época final del Califato habría desbancado definitivamente a Mérida, lo que se consolidará durante el periodo Taifa y los imperios norteafricanos de almohades y almorávides.

jueves, 27 de octubre de 2016

Comentario de un mapa de tiempo en superficie

Fuente: Blog/ rtve/el tiempo.

DESCRIPCIÓN Y LOCALIZACIÓN DEL MAPA

Nos encontramos ante un mapa del tiempo en superficie que representa el estado de la atmósfera en un momento concreto (tendría una fecha determinada que debemos señalar y suele estar indicada en una esquina inferior del mapa). Utiliza para ello isobaras, líneas que unen puntos con la misma presión atmosférica. La presión atmosférica es la presión o fuerza que ejerce el aire sobre la superficie terrestre  y se mide en milibares. Representa un área determinada (generalmente muestra la Península, incluyendo Europa occidental, el noroeste de África y una parte del Atlántico (zona oriental)).

ANÁLISIS DE LOS CENTROS DE ACCIÓN 
(indicar y definir los distintos elementos que componen este mapa del tiempo)

Señalamos los principales centros de acción existentes en el mapa. Para hacerlo es fundamental tener clara la estación en la que estamos, lo que permitirá que los podamos identificar.

Los anticiclones o altas presiones

Son reconocibles porque aparece señalada la (A) y las isobaras presentan una presión de 1016 o superior. Conforme nos acercamos a su centro la presión irá aumentando, como observamos en las isobaras.
- Primero definimos lo que es un anticiclón y señalamos el tiempo que genera: un anticiclón es el área donde la presión atmosférica es más alta que la normal (1016 mb). El aire frío, más pesado, desciende, al ser frío y seco, propicia tiempo estable y sin lluvia.
- Después identificamos los que hay: los situamos en el espacio y señalamos su radio de acción, establecemos su mayor o menor potencia en milibares e indicamos su origen (especificando si es de origen dinámico o térmico, el primero estaría ligado a la circulación general atmosférica, el segundo a un enfriamiento del aire cercano a la superficie, que le hace pesar más).
- Observamos la proximidad de las isobaras para establecer la fuerza del viento y tenemos en cuenta que en el hemisferio norte (donde está España) se mueven en el sentido de las agujas del reloj.

Borrascas o bajas presiones

Son reconocibles porque aparece señalada la (B) y las isobaras presentan una presión de inferior a 1016 mb. Conforme nos acercamos a su centro la presión irá disminuyendo, como observamos en las isobaras.
- Primero definimos lo que es una borrasca y señalamos el tiempo que genera: una borrasca es el área donde la presión atmosférica es más baja que la normal (1016 mb). El aire cálido y húmedo, más ligero, asciende y se enfría, provocando lluvias y tiempo inestable.
- Después identificamos las que hay: las situamos en el espacio y señalamos su radio de acción, establecemos su mayor o menor potencia en milibares e indicamos su origen (especificando si es de origen dinámico o térmico, la primera estaría ligada a la circulación general atmosférica y la corriente en chorro, la segunda a un calentamiento del aire cercano a la superficie, que le hace pesar menos).
- Observamos la proximidad de las isobaras para establecer la fuerza del viento y tenemos en cuenta que en el hemisferio norte (donde está España) se mueven en contra del sentido de las agujas del reloj.

Los frentes

- Definimos frente y señalamos sus consecuencias: Los frentes separan dos masas de aire con distinta temperatura y grado de humedad. En Europa es frecuente el frente polar, que separa el aire tropical cálido y el aire polar frio, y que está ligado a la corriente del jeat stream. Él genera las borrascas que suelen tener asociadas frentes cálidos y fríos. Los frentes van asociados a precipitaciones.
- Señalamos la existencia de frentes cálidos y fríos y los definimos: el frente cálido  es cuando una masa de aire cálido avanza sobre una de aire frío y asciende por encima de ella. El frente frío, por el contrario, surge cuando una masa de aire frío se acerca a una masa de aire cálido, al ser el primero más denso desplaza al aire cálido hacia arriba.
- Situamos los frentes en el mapa y los vinculamos a la borrasca concreta que sea.

 PREDICCIÓN METEREOLÓGICA

- Debemos explicar cuáles son las características más destacadas del tiempo que se registró en España según esta situación metereológica. No debemos olvidar la estación del año en la que nos encontramos.
- Hay que señalar los periodos del año en que se suele presentar dicha situación metereológica.


COMENTARIO DEL SIGUIENTE MAPA DEL TIEMPO


 DESCRIPCIÓN Y LOCALIZACIÓN DEL MAPA

Nos encontramos ante un mapa del tiempo en superficie que representa el estado de la atmósfera el 12 de diciembre de 1978. Utiliza para ello isobaras, líneas que unen puntos con la misma presión atmosférica. La presión atmosférica es la presión o fuerza que ejerce el aire sobre la superficie terrestre y se mide en milibares. Representa un área determinada, en la que se incluye la Península, además de Europa occidental, el noroeste de África y la parte oriental del Atlántico.

 PRINCIPALES CENTROS DE ACCIÓN

a) En primer lugar aparece el Anticiclón de las Azores, situado su centro al sur de las islas Azores y que extiende su radio de acción hasta las islas Canarias y el este de África. No afecta por tanto a la península Ibérica aunque sí de lleno a Canarias. Se trata de un centro de acción de masas de aire tropicales (cálidas) y marítimas (húmedas) que en las cercanías del invierno y a finales del otoño ya se ha desplazado hacia el sur.
 b) La no existencia de anticiclones térmicos y polares en el continente europeo favorece por el contrario la aparición y desarrollo de las borrascas  y sus frentes ligados al frente polar. El jeat stream circula recto sin vaguadas. Dos centros de baja presión (de 960 y 956 mb) por encima de las islas británicas muestran una gran borrasca que afecta en su radio de acción a buena parte de la costa de Europa occidental. Es aire frío y marítimo que llega desde el oeste (advección oeste), ya que la borrasca circula en dirección contraria a las agujas del reloj y el viento viene desde el Atlántico. Trae una gran inestabilidad al clima. La proximidad de las isobaras muestra unos vientos fuertes de componente oeste cuya mayor intensidad se ve en el oeste y sobre todo en el noroeste peninsular.
c) Aparecen unos frentes asociados a la borrasca. Frentes fríos separados por frentes cálidos que al norte de la Península se convierten en frentes ocluidos. Un primer frente frío ha barrido ya la Península, lo que habrá provocado lluvias, y otro, precedido de uno cálido, se dispone a hacerlo de nuevo, lo que traerá nuevas precipitaciones.

  PREDICCIÓN

- En la Península Ibérica el tiempo será muy inestable, lluvioso con el paso de los frentes, y también ventoso sobre todo en el oeste y noroeste. El viento sopla del oeste en toda España. Los frentes atravesarán España de oeste a este y distribuirán generosamente las precipitaciones, aunque serán mayores en las costas occidentales y cantábricas. El viento polar marítimo refrescará las temperaturas, pero no hará especialmente frío.  En las islas Canarias la situación será totalmente distinta, pues el domino del Anticiclón de las Azores provocará un tiempo estable, con cielos despejados y temperaturas altas para la época invernal. Los vientos serán del oeste y muy flojos.
- Es un tiempo típico de otoño y primavera, cuando las borrascas suelen atravesar la Península, una vez que el anticiclón de Azores ha bajado de latitud (otoño) o todavía no ha ascendido (primavera). También se puede producir en invierno. De hecho el mapa está situado a finales del otoño, pocos días antes de la llegada del invierno, donde los anticiclones invernales pueden evitar con más frecuencia la llegada de dichas borrascas.

jueves, 16 de junio de 2016

Ventajas y riesgos de la Energía nuclear


Playa de la Almadraba con la central nuclear de Valdellós al fondo. Fuente: El País.

Ventajas de la energía nuclear

En el mundo actual se ha disparado el consumo de electricidad: la iluminación de espacios públicos y privados, el uso de electrodomésticos y aires acondicionados, el funcionamiento de maquinaria, etc. En dicho contexto, determinados sectores científicos y políticos defienden la energía nuclear como la mejor opción energética a la hora de producir esa electricidad en un mundo como el actual.

- No emite gases de efecto invernadero, por lo que se trataría de una alternativa energética al uso de combustibles fósiles (petróleo o carbón), culpables de la mayoría de las emisiones de dichos gases (dióxido de carbono, óxido nitroso) que producen el actual cambio del clima de la tierra. En este sentido, el uso sistemático de la energía nuclear puede colaborar activamente en la reducción del calentamiento global. Como prueba de ello, está el hecho de que tras el accidente ocurrido en el 2011 en la central nuclear japonesa de Fukhusima, algunos países han apostado por ir progresivamente cerrando sus centrales nucleares, y ante la volatilidad de las energías alternativas, han vuelto a desarrollar las centrales térmicas de carbón. Así, y desde 2013, Alemania produce cerca de la mitad de su energía en centrales térmicas de carbón. Aún así, hay que dejar claro que la mayoría de las actuales emisiones de Co2 proceden de los motores de los vehículos de transportes, por lo que el impacto de las emisiones de las centrales térmicas en el calentamiento climático es limitado.
Central térmica alemana de carbón de Grevenbroich-Neurath. Tras el accidente de Fukishima, Alemania ha ido
 sustituyendo la energía nuclear por la del carbón, volviendo a los combustibles fósiles. Fuente: www.ine.es
- Se trata de una fuente energética agotable, básicamente dependiente de un mineral como el uranio, que es escaso y del que quedan reservas actualmente para unos 80 años, pero resulta atractivo porque con poco combustible se consigue mucha energía, lo que implica un claro ahorro y reducción de costes en lo que respecta a la extracción, transporte y uso de la materia prima. Dicho ahorro abarata la producción de energía, aunque ésta se vuelve a encarecer por las fuertes inversiones que exigen las centrales nucleares., cuya vida útil es limitada, tres o cuatro décadas, después hay que desmantelarlas. Eso exige la construcción posterior de nuevos reactores operativos. A pesar de todo, la energía eléctrica nuclear sigue resultando bastante barata.

- Frente a la otra gran alternativa energética, la de las energías renovables, resulta igualmente atractiva porque es independiente de las condiciones naturales (caudal de agua disponible en los ríos, horas de sol o intensidad del viento, por ejemplo). En este sentido, una central nuclear produce energía de forma continua y constante, prácticamente durante todo el día y a lo largo de todo el año, sin altibajos, lo que permite planificar la producción energética y conseguir precios estables y previsibles.
Planta solar de la compañía Sunedison en el norte de Chile. Fuente: Taringa.

- Todos estos aspectos convierten la energía nuclear en la más barata. Según las cifras de la OCDE, en Europa la energía atómica representa unos 60 dólares de media por megavatio, frente a los 80 del carbón, los 90 del gas o los 120 de la eólica terrestre. En otros continentes esos costes son diferentes, todavía incluso más baratos, pero en todos ellos la energía nuclear resulta la menos costosa.

Todo ello hace que sea una energía especialmente atractiva para países que carecen de grandes reservas de petróleo, y que consiguen así reducir la dependencia energética del exterior, es decir, que ganan autonomía energética al producir una parte importante de la energía que consumen gracias a sus centrales nucleares, sin necesidad de importarla o traerla de fuera. Este es el caso de países como Japón (25% de la energía producida es de origen nuclear), Corea (30%), Finlandia (30%), España (20%), Gran Bretaña (17%).y sobre todo Francia (77%).
Esto la hace especialmente atractiva también para países emergentes, consumidores crecientes de energía como China, Brasil o India. Por ella también han apostado grandes productores de combustibles fósiles, que no se han querido quedar atrás en el acceso a la energía nuclear por motivos estratégicos, es el caso de EE.UU., Canadá o Rusia.
Central nuclear china de Quinshan, en la provincia de Zheijang. Fuente: elperiodicodelaenergía.com

La central nuclear de Gravelines, situada en la zona de Dunkerque, es la mayor de Francia y una de las mayores del mundo. Cuenta con seis reactores nucleares. Fuente: Wikimedia.



Riesgos de la energía nuclear

A pesar de sus ventajas, el movimiento ecologista y una parte importante de la opinión pública y la comunidad científica son abiertos enemigos de este tipo energía. Es evidente que los desastres nucleares son poco frecuentes y en general las medidas de seguridad y mantenimiento suelen ser importantes. Sin embargo, los riesgos que suponen los accidentes nucleares, con el consiguiente escape de radiactividad, son demasiado elevados por tres razones fundamentales:

- La radiactividad es muy volátil y puede extenderse con facilidad a través de los vientos a lo largo de cientos de kilómetros y afectar un área muy extensa. De esta forma, zonas muy lejanas pueden verse seriamente afectadas por la radiactividad, mientras otras relativamente cercanas apenas se ven contaminadas. En ocasiones la contaminación resulta muy aleatoria y el grado de contaminación varía sin aparente lógica, debido a las condiciones del viento, la temperatura o los materiales de la zona: así en una misma área de varios km2 se pueden tener distintos niveles de radiacción. Esto ocurrió durante el accidente de la central soviética de Chernobyl en abril de 1986, la explosión de su reactor número 4 provocó la emisión masiva de radiactividad a la atmósfera, pero mientras se registraban altos niveles de radiación a miles de kilómetros, en Escandinavia o los Alpes centroeuropeos, algunas regiones de la misma Ucrania apenas se vieron afectadas.

Las zonas más afectadas por la radiación se encontraban en el norte de Ucrania y el sureste de Bielorrusia.
Fuente: ratical.org

Extensión  de la radiactividad tras el accidente de Chernobyl. Algunas de las zonas más afectadas se encontraban en lugares tan alejados como Escandinavia o Austria. Fuente: tekknorg.files.wordpress.com

- La contaminación puede prolongarse durante muchísimo tiempo, incluso siglos. Algunos isótopos radiactivos tienen poca vigencia temporal, pero otros como el cesio 137 se mantienen durante décadas,  y algunoscomo el plutonio incluso durante miles de años.

- La radiactividad contamina todo el ecosistema en las zonas más afectadas. El aire se ve contaminado y después las precipitaciones pueden arrastrar hasta el suelo las partículas contaminadas, se contaminan así bosques, prados y zonas agrícolas, se contaminan las aguas de ríos y lagos, e incluso las aguas subterráneas. Por eso, tras un accidente nuclear las personas y animales directamente afectados por la radiación pueden morir o sufrir gravísimas dolencias y enfermedades de inmediato, pero tales efectos pueden extenderse en el tiempo a los que no han sufrido las consecuencias directas de la contaminación, a través del consumo de agua contaminada o de alimentos como la leche o la carne de animales que se han visto afectados o que se han alimentado en el área afectada. Se multiplican así, los casos de cáncer o tumores malignos entre la población o las malformaciones entre los recién nacidos. Un ejemplo trágico de tal realidad lo encontramos en las zonas de Ucrania y Bielorrusia más afectadas por el desastre de la central soviética de Chernobyl.

Esta metáfora visual representa a la perfección la contaminación radiactiva producida tras un accidente nuclear.
Fragmento del cartel publicitario de la película "Chernobyl diaries".

- El otro gran problema generado por la energía nuclear es el almacenamiento y tratamiento de los materiales radiactivos y los residuos radiactivos generados por las centrales nucleares. Los residuos de "alta actividad", considerados los más peligrosos, proceden de combustible nuclear gastado que se extrae del reactor y se almacenan durante años en piscinas de agua, confeccionadas con hormigón y acero inoxidable y situados en la misma central nuclear. Su final estará bajo tierra, almacenados durante centenares de años en bidones blindados confeccionados con materiales especiales anticorrosión. Los residuos de media y baja radiactividad (estos últimos ropas o herramientas usadas en determinadas labores) se concentran en bidones de acero que después se depositan en almacenes nucleares (en el caso de España en el almacén de El cabril en Córdoba, gestionado por ENRESA, entidad pública que se encarga de la gestión de los residuos nucleares de las centrales españolas). El proyecto de crear un almacén para los residuos de alta actividad en el pueblo conquense de Villar de Cañas, hoy está paralizado, por la hostilidad del gobierno regional de Castilla-La Mancha y el rechazo popular.
Todos conocemos los escapes radiactivos en las centrales nucleares pero también ha habido accidentes en las instalaciones de almacenamiento nuclear. Ese fue el caso en 1973 de las instalaciones de Hanford Site, en Estados Unidos, donde más de 400.000 litros de residuos líquidos radiactivos se escaparon de un tanque de almacenamiento, produciendo la contaminación de una amplia zona a su alrededor. Sin embargo, los mayores problemas surgieron en las instalaciones de almacenamiento de material radiactivo de la antigua URSS, que dejaban mucho que desear en materia de seguridad y que se preocupaban muy poco por el medio ambiente. El accidente de Kyshtym fue el más terrible, en 1957, en plena Guerra fría. Un fallo en los precarios sistemas de enfriamiento, provocó una explosión en un contenedor que albergaba los deshechos altamente radiactivos de la central nuclear de MAYAK. Se produjo entonces un escape de radiacción, que contaminó una extensa zona, provocando la evacuación de miles de personas y la muerte de un número indeterminado de ellas.

Centro de almacenamiento nuclear de El Cabril (Córdoba). Interior de la estructura para residuos de muy baja actividad. Fuente:www.enresa.es






Todos estos peligros han generado un rechazo masivo a la energía nuclear, sobre todo en los países más desarrollados de Europa occidental. Esto se evidencia, por un lado, en las dificultades que los países tienen para encontrar un lugar donde ubicar los llamados "cementerios nucleares" (es el caso del Almacén Centralizado de Residuos Nucleares de Alta Actividad de Villar de cañas en Cuenca); por otro lado, en la presión de la opinión publica para que no se alargue la vida útil de las centrales. Al respecto, la opinión pública española se haya inmersa en un debate sobre la necesidad o no de prolongar la actividad de la central nuclear de Garoña. Ésta fue inaugurada en 1971 y se cerró en diciembre de 2012, tras haber sobrepasado los 40 años de vida útil de las centrales españolas. Para conocer mejor dicha problemática podemos consultar otra entrada de este blog; La energía nuclear en España y en el mundo.
Algunos países, donde la opinión pública es más hostil a la energía nuclear, han terminado por iniciar un movimiento de cierre paulatino de las centrales y reactores nucleares existentes y se han comprometido a no abrir ningún otro reactor. A esta política se acogió primero Suecia, y más tarde también Italia, Bélgica, Alemania y Nueva Zelanda. En la actualidad, países como Polonia, Austria, Holanda o España se han comprometido también a no construir nuevos reactores y a no sustituir las centrales que se vayan cerrado por envejecimiento.

Manifestación por el cierre definitivo de la central nuclear de Garoña. Fuente:público.es

miércoles, 18 de mayo de 2016

La energía nuclear en el mundo y en España

Espectacular visión nocturna de la central nuclear de Cattenom. Se sitúa en la región de Lorena, al norte del Francia, cuenta con 4 reactores y se encuentra entre las mayores del pais. Fuente: Newsweek.

La energía nuclear en el mundo

En marzo de 2011 se producía un terrible accidente en la central nuclear de Fukushima. Tras un terremoto, y el maremoto consiguiente, se vieron afectados tres de los seis reactores con los que contaba la central. Tras dejar de funcionar el sistema eléctrico, falló la refrigeración, se produjeron entonces violentas explosiones que provocaron la liberación de radiactividad. El fantasma del desastre de la central chernobyl, que en 1986 terminó afectando a media Europa, volvía a atormentar al mundo entero.
Olvidado el drama de Chernobil, en las últimas décadas eran muchos los que habían reivindicado la energía nuclear como una alternativa fiable y segura frente al cambio climático generado por las energías que utilizan combustibles fósiles (carbón o petróleo). Ese creciente prestigio de la energía nuclear se venía abajo en unas terribles jornadas en las que el mundo entero estaba pendiente de lo que ocurría en Japón. Existe un antes y un después en la energía nuclear a partir de Fukushima: muchos proyectos se han visto parados y se ha generado una creciente oposición en la opinión pública de la mayoría de los países a la industria nuclear. Los costes han aumentando, en parte porque la normativa de seguridad se ha endurecido, en parte porque el cuerpo de reactores en muchos países está muy envejecido, lo que supone la necesidad de fuertes inversiones.
El tradicional "Informe de la Situación de la Industria Nuclear Mundial 2015" que realiza la Agencia Internacional de la Energía Atómica (OIEA) ha puesto de manifiesto el claro declive de la energía nuclear en los últimos años, que según las mismas fuentes han pasado de proporcionar el 17,6 % en 1996 de la electricidad mundial a en tnrono el 10% en 2015. Aunque esto ha dependido en parte del cierre de los 48 reactores de Japón hay más razones. Pone en videncia, que el desarrollo técnico de las energías renovbles (no hidráulicas) ha permitido a estas superar en la malyoría de los grandes países en producción de energía a la energía nuclear. Ese es el caso de países europeos como Holana, Alemania o España. Pero este es el caso también de países emergentes como México, India o Brasil, y por supuesto Japón, que tras fukushima paró sus instalaciones nucleares temporalmente. A medida que las renovables resultan más competitivas, la nuclear pierde fuelle. Pero no solo las energías no renovables han crecido, sino que se ha frenado el retroceso en algunos caso de las de fósiles, es el caso de Aleania y la termica del carbón.
Este retroceso resulta evidente en la mayor potencia nuclear, los EE.UU., que si quiere mantener su producción de energía a partir de centrales nucleares, debería poner en marcha la construcción de gran cantidad de reactores, ya que cuenta con el cuerpo de centrales nucleares más envejecido del planeta, y como sabemos, las centrales tienen una vida limitada, que no suele superar los 40 años. Sin embargo, actualmente EE.UU. solo cuenta con 5 centrales en construcción, muy pocas para las necesidades de renovación existentes, teniendo en cuenta que muchos reactores habrá que desmantelarlos en los próximos años.
La increíble belleza de la costa californiana en la que se asienta la central nuclear de Diablo Canyon (EE.UU.). F.: PGYE.
La situación más clara de retroceso se vive en Europa occidental. Es en Europa donde se produce más de un tercio de la producción nuclear del mundo y de los 31 países con reactores nucleares, la mitad está en el Viejo Continente. La palma se la lleva Francia, hoy la segunda potencia atómica del mundo y que depende en más de un 70% de la energía producida por sus centrales nucleares. En la actualidad, con un solo reactor en construcción, Francia pretende reducir su dependencia de la energía nuclear hasta solo un 50% en el 2025. Otro de los países más dependientes de la energía nuclear es Bélgica, que en 2015 cerró uno de sus reactores, el de Doel-1, y que pretende cerrar todos cuando cumplan los 40 años, por lo que antes del 2025 otras 6 plantas deberán ser cerradas.
Quizás el más llamativo sea el caso de Alemania, uno de los grandes productores de energía atómica, que desde el desastre de Fukushima ha optado por el cierre paulatino de todas sus plantas. En una línea similar, países como Suecia o España se han comprometido a no construir ninguna nueva central nuclear.

Manifestación antinuclear por las calles de Berlín. En Alemania el rechazo a la energía atómica es generalizado. F.: Emol.
La central nuclear de Doel, en Bélgica. Un molino de viento, en el acceso a la central, nos recuerda las viejas formas de producir energía, en marcado constraste con las inmensas instalaciones actuales, visibles al fondo. Fuente: Lenoir Reuters.
A partir de 2011, con el desastre de Fukushima, Japón cerró temporalmente todas sus centrales nucleares. Un parón nuclear que ha supuesto grandes pérdidas en un país que carece de combustibles fósiles y que dependía, en el momento previo al accidente, en un 29% de la energía nuclear que producía. Pasados los peores momentos, en la actualidad Japón pretende volver a poner en marcha sus centrales hasta alcanzar un 20% de sus necesidades de electricidad en el 2030. Para entonces, se habrán puesto de nuevo en marcha 40 de los 43 reactores existentes, una vez que hayan superado los rigurosos controles de seguridad a los que se están sometiendo, así como las costosas reformas que se están realizando en ellos. A pesar del rechazo popular, los motivos estrategicos y eonómicos han pesado.  Sin la energía nuclear japón depende mucho más de los hidrocarburos (con los que alimentar sus centrales térmicas), que debe importar casi en su totalidad, algo que no solo encarece su producción de energía sino que la hace mucho más dependiente del extranjero. La  energía nuclear es más barata y reduce su dependencia energética de otros países. En la segunda mitad del 2015 se inició la reactivación nuclear de Japón, una vez cumplidos los estándares de seguridad se puso en marcha uno de los dos reactores de la central de Sendai.

Tras el parón nuclear iniciado en 2011, Japón ha vuelto a la energía nuclear.  La primera central en volver a funcionar ha sido la de Sendai en 2015, ubicada precisamente muy cerca de Fukushima. Fuente: El periódico de la energía.
La central de Kashiwazaki-Kariwa está considera como la mayor del planeta. Con sus siete reactores puede proveer de energía a 16 millones de hogares. Fuente: TEPCO.
Sin embargo, hay excepciones a todo este proceso de reducción del peso de la energía nuclear en el mundo. En Europa del este la energía nuclear está en expansión. Hay países que han apostado decididamente por ella  en el pasado y que siguen haciéndolo en el presente, es el caso de Eslovaquia, con 4 reactores, que tiene otros 2 en construcción, o Ucrania, con 15 reactores en activo y otros 2 en construcción. que olvidó pronto el accidente que se produjo en una de sus centrales, el de Chernobyl. Un caso llamativo es el de Bielorrusia, que está construyendo sus dos primeros reactores con tecnología rusa, mientras que países como Polonia, Lituania o Hungría planean la construcción de nuevos reactores. 
Otro país que a pesar del desastre de Fukushima, sigue apostando con fuerza por la energía nuclear es Rusia. Sus reactores son en general mucho más jóvenes que los de EE.UU. pero además está invirtiendo muchísimo en investigación nuclear. De hecho, algunos de los proyectos tecnológicos más importantes del sector salen de la industria nuclear rusa. La compañía nuclear estatal Rosatom no solo es protagonista de la construcción de 9 nuevos reactores en terrritorio ruso, sino que ha desarrollado una tecnología muy competitiva, tan barata como supuestamente segura, que permite reutilizar parte del combustible, lo que le permitiría obtener más energía con el mismo combustible, lo que está atrayendo a muchos países emergentes que ya cuentan con reactores nucleares en funcionamiento, como India, Sudáfrica, Argentina o Irán y a otros que proyectan incorporarse a la era nuclear con tecnología rusa como Vietnam o Turquía. Países de la Unión Europea como Finlandia también han optado por la tecnología rusa para la construcción de nuevos reactores.

La central de Kalinin, en Udomlya, cerca de Tver (Rusia) está entre las mayores de Rusia. Fuente: AES.

Rusia ha apostado fuerte por una teconología nuclear exportable y lo ha hecho también con un proyecto realmente interesante que son las centrales nucleares flotantes, inspiradas en la tecnología de los submarinos y rompehielos de propulsión nuclear creados durante la era soviética. Se trataría de enormes embarcaciones, la primera de las cuales debería estar terminada en el 2016 y se está construyendo en astilleros de San Peterburgo. La Akademik Lomonosov estaría diseñada para abastecer de energía a ciudades costeras, grandes puertos, zonas industriales y plataformas petrolíferas en alta mar. Resulta ideal para abastecer a zonas aisladas del ártico ruso, en la costa norte siberiana, zonas con un clima extremo, cuyo desarrollo se haya limitado por la escasez energética. La central podria abastecer una ciudad entera de 200.000 habitantes. Al carecer de motor propio, debe ser arrastrada por grandes remolcadores hasta el lugar donde desarrollará su función. Sus reactores tendrán una vida de 40 años y pueden actuar igualmente como plantas desalinizadoras. Actualmente su tecnología se exporta ya a china, que a finales de 2016 tiene previsto la fabricación con tecnología rusa de una de estas centrales, que funcionaría en el mar de china oriental. Sin embargo, la existencia planta energéticas flotantes no es algo privativo de la energía nuclear, en las nuevas energías renovables se están desarrollando proyectos similares.

La central flotante Akademik Lomonosov durante su construcción en unos astilleros de San Petersburgo.
Fuente: Shipspotting.com
Estructura de la central nuclear flotante rusa Akademik Lomonosov. Fuente: uxc.com.

Las centrales nucleares flotantes serían una alternativa energética para zonas árticas aisladas. Una vez situadas en el puerto de una  ciudad podrían proveer a dicho núcleo urbano y su entorno de energía de forma estable. F.: phys.com.

La central flotante podría aportar energía a las plataformas situadas
 en alta mar. Carentes de motor, la desplazarían remolcadores.
La apuesta por la energía nuclear es también importante en los países asiáticos emergentes, así Pakistán está construyendo 2 nuevos reactores y la India 6, mientras los Emiratos Árabes Unidos, con crecientes necesidades energéticas, ha apostado fuerte por la energía nuclear y en la actualidad está construyendo sus primeros 3 reactores. Sin embargo, es en Asia Oriental donde la apuesta por la energía nuclear es más fuerte, a pesar de la cercanía geográfica a Japón y de ser la zona más directamente afectada por el accidente de Fukushima. Tras el desastre, los países de la zona optaron por la paralización temporal de muchos proyectos, pero poco tiempo después las necesidades energéticas de la zona, con una economía en fuerte crecimiento, han impuesto de forma decidida la opción de la energía nuclear. Vietnam proyecta su primer reactor, mientras Corea del Sur, que ya tiene 23 reactores, está construyendo 5 reactores nuevos, Algunas de las mayores centrales nucleares del mundo se encuentran en este país, es el caso de la de Hanul o Hanbit, con 6 reactores cada una. La palma, sin embargo, se la lleva China, que tiene 26 reactores en construcción, que se sumarían a los 23 que ya posee en funcionamiento.

La central nuclear de Hanbit, en Corea del Sur, se halla entre las mayores del mundo con sus 6 reactores.
 F.uente: Agencia Internacional de la Energía Atómica.

Vista satélite de la central coreana de Hanbit. Fuente: Cryptome.org


China ha optado claramente por las energías renovables pero sin dejar de lado una fuerte apuesta por la energía nuclear, conocedor de las necesidades energéticas que se le vienen encima. En el año 2015 se aprobó la construcción de ocho nuevos reactores en todo un plan energético que prevee convertir a China en el líder mundial en este tipo de energía para 2020. En 2015 China posee 23 reactores y tiene otros 26 en construcción. El gigante debe hacer frente a una creciente necesidad de energía, a lo que se une la necesidad de superar su enorme dependencia del carbón, gran productor de CO2. Aunque aún hoy sigue dependiendo de la tecnología de las empresas estadounidenses, francesas o rusas, por primera vez  ha diseñado un reactor nuclear, el Hualong 1, aunque basado en su cooperación anterior con los franceses. El mayor ejemplo de la confianza china en la energía nuclear, solo temporalmente frenada por el accidente de Fukushima, es la construcción con tecnología francesa de la que será la mayor central nuclear del mundo, la de Taishan, con dos enormes reactores, situada muy cerca de Hong Kong. Las obras deberían de haber sido terminadas en 2016, pero problemas técnicos lo han impedido. Hoy, sin embargo, se están haciendo las primeras pruebas y test, por lo que se prevee que  la planta se ponga en marcha en el primer semestre del 2017.

La enorme central de Taishan se ha convertido en un símbolo de la apuesta de China por la energía nuclear.
Fuente: www. tecnatom.es.


LA ENERGÍA NUCLEAR EN EL MUNDO. TABLA DE ELABORACIÓN PROPIA SOBRE LOS DATOS DEL INFORME ANUAL DE DICIEMBRE DE 2014 DE LA OIEA (Organismo Internacional de la Energía Atómica).

         
PAÍSES CON ENERGÍA NUCLEAR

REACTORES
FUNCIONANDO
REACTORES
EN CONSTRUCCIÓN
ELECTRICIDAD NUCLEAR SUMINISTRADA EN 2014
EXPERIENCIA OPERACIONAL TOTAL HASTA 2014


Nº DE  UNIDADES

TOTAL DE MW(e)

Nº DE UNIDADES

TOTAL DE MW(e)

 Tw-h
% del
TOTAL

AÑOS

MESES
ALEMANIA
             12074

 91,8       15,8
 808            1
ARGENTINA
      3          1627
                    25
   5,3          4,1
   73            2
ARMENIA
      1            375

   2,3        30,7
   40            8
BIELORRUSIA

      2           2218


BÉLGICA
      7          5927
    
  32,1       47,5
  268           7
BRASIL
      2          1884
      1           1245
  14,5        2,9 
    47           3
BULGARIA
      2          1926

  15,0       31,8
  157           3
CANADÁ
    19          1350

  98,6      16,8
  674           6
CHINA
    23        19007
    26         25756
 123,8       2,4
  181           7
R. DE COREA
    23        20717
      5           6370
 149,2     30,4
  450           1
E.A. U.

      3           4035


ESLOVAQUIA
     4           1814
      2             880
  14,4       56,8
  152           7
ESLOVENIA
      1            688

    6,1       37,3
    33           3
ESPAÑA
      7          7121

   54,9      20,4
  308           1
EE.UU.
    99        98639
      5           5633
 798,6      19,5
4012           4
F. DE RUSIA
    34        24654
      9           7371
 169,1      18,6
 1157          3
FINLANDIA
      4          2752
      1           1600
   22,6      34,7
   143          4
FRANCIA
    58        63130
                1630
 418,0      76,9
 1990          4
HUNGRÍA
      4          1889

   14,8      53,6
   118          2
INDIA
    21          5308
      6           3907
   33,2        3,5
   418          6
IRÁN
                 915

     3,7        1,5
       3          4
JAPÓN
    48        42388
                2650
     0,0        0,0
 1694          4
MÉXICO
      2          1330

        9        5,6
     45        11
PAÍSES BAJOS
                 482

     3,9        4,0
     70          0
PAKISTÁN
      3            690
      2             630
     4,6        4,3
     61          8
REINO UNIDO
    16          9373

   57,9      17,2
 1543          7
REP. CHECA
      6          3904

   28,6      35,8
   140        10
RUMANÍA
      2          1300

    10,8     18,5
     25        11
SUDÁFRICA
      2          1860

    14,8     6,2
     60          3
SUECIA
    10          9470

    62,3    41,5
   422          6
SUIZA
      5          3333

    26,5    37,9
   199        11 
UCRANIA
     15       13107
      2           1900
    83,1    49,4
   443          6




















































En la siguiente web se pueden conocer DESDE EL AIRE, VÍA SATÉLITE, el emplazamiento e instalaciones de las principales CENTRALES NUCLEARES del mundo:
http://maps.apocalx.info/construcciones-edificios-puentes/centrales-nucleares/

La energía nuclear en España

En 2015 la energía nuclear ha proporcionado la quinta parte de la producción eléctrica del país, un 20,3%, a través de los siete reactores nucleares actualmente operativos: Almaraz I y II (Cáceres), Ascó I y II (Tarragona), Cofrentes (Valencia), Trillo (Guadalajara) y Valdellós II (Tarragona). La central de Santa María de Garoña (Burgos), la más antigua de las centrales españolas, se encuentra actualmente inactiva, tras ser cerrada en 2012 una vez transcurridos los 40 años de vida útil de la central. Otras dos centrales, valdellós I y José Cabrera se encuentran en proceso de desmantelamiento (la segunda de ellas está cerca de completar dicho proceso y se encuentra desmantelada en un 70%).




La central de Cofrentes, en Valencia, fue inaugurada en 1984 y aún continúa en funcionamiento. Fuente: Iberdrola.es



La central José Cabrera, conocida como Zorita, está actualmente en proceso de desmantelamiento. Fuente: www.tecnatom.



Desde los años 50, se desarrolló en España un gran interés político por la energía nuclear, el régimen franquista apostó fuerte por ella y creó las primeras centrales nucleares. En los años 60 se inicia la construcción de la que sería la primera central nuclear española, la de Santa María de Garoña, en Burgos, que inició su actividad en 1971. Tras la llegada al poder del PSOE en 1982, se suspendieron la mayoría de los proyectos de energía nuclear, en medio de un fuerte rechazo social a la energía nuclear, que se acrecentó a raíz del accidente en la central ucraniana de Chernobyl en 1986. En 1984 se aprobó una moratoria nuclear, que suponía la parálisis temporal de la nuevas construcciones. Proyectos como los de Santillán o Escatrón se apartan sin llegar a iniciarse la construcción. En 1991 se paralizan las obras de siete centrales nucleares proyectadas y avanzadas en su construcción: Lemoniz I y II, Valdecaballeros I y II, Trillo II, Regodola I y Sayago I. Las grandes inversiones ya realizadas no impidieron su paralización y las compañías eléctricas tuvieron que enfrentar enormes pérdidas.
En Extremadura se encuentra la central de Almaraz, ubicada junto al río Tajo, cuya agua utiliza para su refrigeración. Empezada a construir en 1973 su primer reactor empezó a funcionar en 1981 y el segundo en 1983. Hoy produce el 7,6 % de la producción eléctrica de España y casi el 25% de la energía de origen nuclear que se produce en el país. En total, las instalaciones ocupan una superficie de más de 1600 hectáreas.

La central nuclear de Almaraz tiene dos reactores que funcionan desde 1981 y 1983 respectivamente.
Fuente: Foro Nuclear.
Vista aérea de la central nuclear de Almaraz, situada en las márgenes del río Tajo. Fuente: Foro Nuclear.






Sala de control de la central nuclear de Almaraz.  Fuente: Foro Nuclear.

Piscina de agua en el interior de la central nuclear de Almaraz. Fuente: periódico HOY.

España cuenta con un centro de almacenamiento de residuos radiactivos de baja y media actividad en El Cabril (Córdoba) y existe un proyecto de Almacen Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares de alta actividad en Villar de Cañas (Cuenca) que se encargaría de almacenar el combustible nuclear gastado, hoy depositado en las propias centrales nucleares, para así concentrarlo en un solo emplazamiento. Además España cuenta en Juzbado, salamanca, con una fábrica de combustible nuclear que proporciona uranio enriquecido a las centrales de todo el país, así como a plantas nucleares de otros países como Bélgica, Francia o Suecia.

Almacén de residuos nucleares de baja y media actividad de El Cabril (Córdoba). Fuente: www.enresa.es
La energía nuclear española se encuentra en la actualidad en un momento clave, en una auténtica encrucijada. Su futuro depende de la evolución de los acontecimientos y de las decisiones políticas que se tomen a corto plazo respeto a dos cuestiones: por un lado, la reactivación o no de la central de Garoña, hoy inactiva, por otro lado la creación de un centro de almacenamiento de residuos nucleares en Villar de Cañas (Cuenca). Ambos han sido ampliamente rechazados por una opinión pública muy sensible a los problemas que genera la energía nuclear y que se han puesto en evidencia a raíz del accidente en la central japonesa de Fukushima.
La industria nuclear española necesita un almacen para residuos de alta actividad que no existe en España (el de El Cabril es de resudos de baja y media actividad). Hasta ahora el combustible nuclear gastado, altamente radiactivo, se guarda en las propias centrales, en las piscinas de sus reactores o en almacenes temporales individualizados. Pero en un futuro no muy lejano su capacidad de almacenamiento se verá desbordada, de ahí la necesidad de un Almacén Temporal Centralizado para dichos residuos. Sin embargo, la hostilidad de amplios sectores manchegos al proyecto ha llevado al nuevo gobierno socialista de la Junta de Castilla-La Mancha, salido de las elecciones de 2015, a oponerse al proyecto y enfrentarse al gobierno nacional, controlado por el PP. Actualmente el proyecto se haya paralizado y ambas administraciones enfrentadas.

Estructura del Almacén de residuos nucleares de alta actividad proyectado en Villar de Cañas (Cuenca). Fuente: CLMpress.

La otra polémica clave se centraría en el futuro de la central burgalesa de Garoña. En realidad el debate va más allá. El gobierno nacional y el Partido Popular defienden que las centrales nucleares del país puedan prolongar su actividad más allá de los 40 años, hasta los 60 años, lo que supondría de hecho la reactivación de la central de Garoña. Por el contrario, la mayoría del nuevo congreso salido de las urnas en 2015 se opone a ello. La mayoría de los partidos políticos han pedido al Consejo de Seguridad Nacional que no reabra las instalaciones de la central, aunque las empresas eléctricas propietarias pretenden volver a engancharla a la red pronto. La consecuencia de estas decisiones es grande. Si la decisión es que se mantenga el límite de los 40 años de vida útil de una central, en el año 2028 ya no quedará ninguna central nuclear en funcionamiento en España, una vez que la más moderna de ellas, la de Valdellós II, llegué a las cuatro décadas de actividad. Si por el contrario, las centrales ven prolongada su vida útil, entonces tendremos energía nuclear para rato, pues la de Garoña no cerraría hasta 2031 y la última de ellas lo haría casi a mitad de siglo XXI.
Las grandes compañías eléctricas defienden la prórroga nuclear por el supuesto buen estado de las centrales, que según ellas, y con algunas reformas, podrían continuar décadas funcionando en condiciones de total seguridad. Por el contrario, los movimientos ecologistas, denuncian la creciente peligrosidad de unas instalaciones. que según ellas, resultan ya anticuadas y obsoletas.
Una nueva entrada de este blog analizará las ventajas e inconvenientes de la energía nuclear, intentado aportar información para que todos tengamos una opinión fundamentada al respecto.

Manifestación en la cercana Vitoria contra la reapertura de la central nuclear de Garoña. Fuente: EFE.